A BAILAR EN EL PLATANAL DE… GUILLERMO


Colega, maestro y sobre todas las cosas amigo, Guillermo Álvarez desde Miami recién inauguró un blog al cual bautizó con el criollísimo nombre de El Platanal de Bartolo.

Allí, me llevó él, lo cual agradezco, para analizar con inigualable magisterio, un artículo mío al que titulé: “Una apuesta económica por el futuro”, donde escribe acerca de la fábrica de leche en polvo que se construye en la ciudad de Camagüey.

No voy a repetir aquí los argumentos de entonces, solo diré que con fina ironía, mi amigo Guillermo propone la creación de una industria de cerebro, en vista a los conocidos errores cometidos en Cuba en el pasado reciente y en el presente en aspectos económicos y la necesidad de poner fin a tanta barbarie, criterio el cual compartimos plenamente.

Sin embargo, no dejamos la puerta cerrada a ideas como el desarrollo de la creación de la llevada y traída fábrica de leche en polvo y poder utilizar mejor los excedentes de los picos de mayor producción en los meses de julio a octubre, para cubrir la demanda en la etapa de sequía.

Por otra parte es evidente, que las causas de compra del producto en aquellos países no obedece a las mismas condiciones de Cuba, son economías más fuertes y poblaciones superiores en número de habitantes, lo cierto que la presencia de ese tipo de cliente en el mercado internacional desfavorece a los más pobres.

Y hablando de sequía en especial en el último decenio esta ha afectado bastante al país y sobre todo a las regiones central y oriental de la Isla, los años de mayor impacto transcurrieron entre 2004-2006, y l digo responsablemente, mis aún adoloridos brazos, como los de mucho otros compatriotas, son testigo de ese hecho.
En esa época la ciudad de Camagüey, comarca de unos 300 mil habitantes, tuvo que ser abastecida la mayor parte del tiempo con camiones cisternas y puedo asegurar que se prepararon variantes extremas por si la crisis empeoraba, en la agricultura fueron los animales y la flora los afectados, los campos, antes verdosos, se convirtieron en algo parecido a los desiertos, afortunadamente “San Pedro” escuchó, las súplicas, ruegos, oraciones, promesas y de cuanto la población utilizó, hasta que “abrió” la llave y llovió, aunque no con la misma intensidad deseada.

Además, hubo una traslación de la aparición de las aguas y la primavera ya no ha vuelto aparecer a mediados del mes de marzo, y los ciclones, después del paso de Ike, hace cinco años, andan de vacaciones, lo cual esto último complace en alguna medida a los lugareños que temen que su frágil centro histórico urbano no aguante otro impacto natural de ese tipo.

Al colega, muchas gracias una vez más por sus enseñanzas de buen periodismo y por permitirme entrar al Platanal, aunque sea de pie forzado para interesante reflexión.

PD: Muy buenos los artículos aparecen en el blog maestro, espero pacientemente por nuevas invitaciones.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Camagüey, Cuba, sociedad y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s