DEPORTES EN DEUDA: LA ESGRIMA


Una de los deportes que en Cuba tiene una larga trayectoria es la esgrima, desde la época en que Ramón Font logró inscribir el nombre de la isla entre los medallistas dorados de los Juegos Olímpicos.

Ramón Font.

Este gran atleta cosechó numerosos éxitos a nivel internacional y junto a Manuel Díaz González fue de los atletas que cosecharon u mayor número de éxitos internacionales, sin olvidar por supuesto a Jorge Agostini quien cambio el florete por las armas de la Revolución y por ella dio su vida.

Tras un impass en que el deporte cubano no contó con apoyo oficial, a partir de enero de 1959 fue de las disciplinas que inició un resurgimiento, primero con resultados regionales y luego a escala continental donde llegaron a dominar ese ámbito por encima de países como Estados Unidos y Canadá.

Se hicieron notable los nombres de Mireya y Margarita Rodríguez, Enrique Penabella, Eduardo Jhons y otros tiradores que empezaron a dar forma a una legión que hizo famosa a la escuela cubana.

Fue en el año 1986 durante el XLIX Campeonato Mundial realizado en Sofía, Bulgaria, donde aquellos jóvenes empezaron a consagrarse al conquistar la primera presea en esos certámenes, la plata de Tulio Díaz en el Florete masculino.

En lo adelante en diversos eventos de gran magnitud surgieron los éxitos que se multiplicaron en Juegos Olímpicos y en citas del orbe y las hazañas de Roberto Tucker, Oscar García, Elvis Gregoric, Iván Trebejo, Miraida García, y Zulia Ortiz entre otros, engrosaron las glorias del deporte cubano.

Quizás el momento culminante de esa historia transcurrió durante el LVIII Campeonato Mundial de Esgrima que tuvo por sede a Ciudad del Cabo, Sudáfrica, en julio de 1997 donde los esgrimistas criollos terminaron en la segunda posición por países.

Sin embargo, el arribó del siglo XXI no fue favorable para los esgrimistas nacionales, arrastraba la nueva generaciones los días funestos del periodo especial por el que atravesó el país, la falta de recursos para adquirir los costosos implementos de esta disciplina, las dificultades para asistir a los certámenes más importantes que se celebran en Europa y las ausencias de varios de los atletas, unos ante el inevitable retiro, otros en busca de otras condiciones materiales desmanteló el ejército de príncipes y princesas, color de ébano que habían logrado su inserción en los más codiciados escenarios del planeta.

En la actualidad la atención que recibe la esgrima no es la mejor, aunque se ha logrado mantener la contienda local del Villa de La Habana un certamen de lujo mundial, pero con ese solo evento no basta para que los floretes, espadas y sables se afinen en busca de las medallas añoradas, una deuda pendiente para el país.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuba, deporte y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s