UN CASO PARA LA HISTORIOGRAFIA DEPORTIVA CAMAGUEYANA


El caso de Ernesto Herrero Solís un ex atleta de tiro deportivo de Camagüey es uno de los tantos  que demuestran que la historiografía deportiva le queda mucho por hacer en devolver a estos tiempos a hombres y mujeres que brillaron en sus época.

Gracias a la persistente labor de investigación del licenciado Yordanis Barreras Salas,  uno de los colaboradores habituales de este y otros espacios dedicados a la actividad atlética, pudimos acercarnos a la trayectoria de Ernesto Herrero, quien nació en la ciudad de Camagüey el 25 de septiembre de 1893, por lo que próximamente se cumplirán 120 años de su natalicio.

Cuando  tenía cinco años de edad, apenas culminada la mal lograda guerra de independencia, debido a la intervención de Estados Unidos, marcha hacia España de donde regresa 20 años después en 1918.

En 1927 se gradúa en la Universidad de La Habana en Derecho Civil y comienza a oficiar como tal en su natal Camagüey en un bufete situado en la calle Cisneros.

En 1930 en La Habana se celebraron los II Juegos Deportivos Centroamericanos, previamente hubo varias eliminatorias entre ellas una en el antiguo club de cazadores ubicado en la finca camagüeyana de Guanabaquilla, donde ocupó el primer lugar en pistola y luego obtendría el lugar cimero en el certamen efectuado en el campeonato nacional en la capital cubana con 436 puntos, finalmente en la cita regional terminó en el cuarto lugar en tiro de posición con revólver calibre 38.

En 1935 en El Salvador volvió a integrar la selección de la Mayor de las Antillas, a los III Juegos Centroamericanos en los que alcanzó tres medallas de oro por equipos, pistola libre, tiro rápido y duelo, modalidad esta última ya en desuso, así como preseas de plata individual en pistola y tiro rápido.

También tuvo actuación destacada en los IV Juegos Centroamericanos de Panamá, 1938 y en 1951 intervino en los I Juegos Panamericanos escenificados en Buenos Aires, Argentina, además participó en el Campeonato Mundial de Oslo, Noruega y en los XV Juegos Olímpicos de Helsinki 1952, su última comparecencia en competencias de alto nivel.

Se conoce que fue radioaficionado y transmitía en la frecuencia 7HR, medio mediante el cual sostenía contactos con otros amantes de esta especialidad en el mundo.

Lamentablemente la fecha y el lugar de su fallecimiento no se conocen, pero su trayectoria queda plasmada en estas líneas que le dedicamos a un hombre que puso el nombre de Cuba y su patria chica el Camagüey en lugares elevados del deporte.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Camagüey, deporte y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s