EN EL DEPORTE: ¿ERRAR ES DE HUMANO?


A través de la historia del deporte la labor de árbitros y jueces ha estado en el centro de la mirada crítica de los propios deportistas, la afición y la prensa en cualquier latitud del planeta.

En el reciente Clásico Mundial de Béisbol hubo jugadas donde se apreciaron grandes errores y horrores como aquel out que le decretaron a Cuba, después de que un jugador de Holanda recogió una pelota de rebote dentro del banco de los tulipanes.

Sin embargo, lo visto en los torneos nacionales cubanos no fueron menos, como el fout que nunca existió en un juego entre Matanzas y Villa Clara, luego que la pelota pegó directamente en la careta de Ariel Pestano sin que rozara ni por asomo con el bate de Maikel Castellanos, y los árbitros de base “vieron” desde más de 90 pies lo que no apreció el principal detrás del home.

También estuvieron de espanto algunas de las decisiones de los jueces en el Torneo Nacional de Boxeo por Equipos, cuando la prensa denunciaba como se premiaba con el éxito a quienes fueron superados sobre el ring hechos comprobados por la afición del país a través de los carteles retransmitidos por la televisión cubana.

Con lances de apreciación cualquiera puede tener su propio punto de vista, incluso es posible errar, al flaquear los reflejos y la concentración bajo la presión de un momento determinado, lo que es no es lógico es que se haga de forma recurrente pues eso denota como mínimo una manifiesta incapacidad para ejercer esa tarea, o una mala intención, cuando está en juegos otros intereses.

Hace tres años durante el torneo de boxeo de la III Olimpíada del Deporte en Cuba, realizado en la ciudad de Camagüey, fuimos testigos del actuar deshonesto de un árbitro extranjero invitado al certamen quien ofrecía sus “servicios” a federativos de otros países presentes en el certamen. Ese señor descubierto en su accionar fue separado de la competencia.

Duela al pueblo cuando un atleta cubano es despojado de un triunfo internacional, pero más conmueve la decisión desacertada de una u otra provincia del archipiélago , ya que se frustra el trabajo de años de esfuerzos y sacrificios de ese hombre, o esa mujer, o todo un colectivo.

Junto a los conocimientos, el dominio de las reglas que rigen cada disciplina atlética,y un alto sentido de la ética, un árbitro o juez, responsable de decidir en un terreno de pelota, cancha de fútbol, baloncesto o voleibol, en el cuadrilátero, el colchón, tatami o la alberca o cualquier otra instalación deportiva debe vestirse con el uniforme de la justicia y la imparcialidad total.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en béisbol, boxeo, Cuba, deporte y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s