ABRIR SENDAS AL CONOCIMIENTO


Una vez más volvemos a tratar el tema del deporte y la literatura, pero esta ocasión desde otro punto de vista, las publicaciones de textos técnicos y científicos, tan necesarios a la hora de nutrir a los entrenadores, especialistas y público en general de valiosa información sobre estos aspectos.

Y es que, si bien son necesarios libros que recreen en forma poética o en narrativa las hazañas atléticas, también son indispensables aquellos materiales que aporten elementos técnicos, estadísticos e incluso biografías que recogen en esencia un grupo de enseñanzas insoslayables que se convierten en material de consulta de alta calidad.

Entre esos libros está el dedicado a Iván Pedroso, campeón olímpico y múltiples veces titular mundial de salto de longitud al aire libre y bajo techo, titulado “La Talla del talento”, de la autoría del Doctor en psicología Luis G. González y su entrenador Milán Matos, en el cual los lectores pueden conocer de los momentos buenos o difíciles del deportista y las numerosas dificultades que tuvo que vencer para llegar a la cima de su especialidad.

El béisbol es parte de las raíces de la nación, sin embargo, ha carecido en más de cinco década de una difusión de estas apasionantes historias y de técnica actualizada, algo que en otros países donde la pelota, al igual que en la Isla es pasión viva, tienen una literatura activa que satisface las necesidades y exigencias de los lectores.

Aún sigue siendo un referente el libro “Béisbol”, escrito en la década de los años ´60, corregido y aumentado en los ´80, del pasado siglo XX por el profesor Juan Ealo de la Herrán, que en sus 269 páginas, con un lenguaje claro y sencillo, recoge las relaciones y esencias mismas del juego en sus detalles defensivos y ofensivos, pero que tiene el hándicap de los muchos años de editados sin haber podido ser actualizado, ya que su autor falleció en 1997.

Otra publicación de gran valor científico técnico estuvo en las manos del fallecido Juan Vistuert Valdés, en dos tomos, uno dedicado a los aspectos defensivos y otro “La acción de batear”, el cual salió a la luz en 1994.

En el texto Juan Vistuert planteó: “enfatizar en la necesidad de aplicar, además de métodos reproductivos, métodos productivos en la enseñanza del béisbol, estableciendo condiciones para que la creatividad del pelotero, esa “iniciativa” tan necesaria, sea motivo de búsqueda heurística en ambos, entrenador y pelotero”.

Las casas editoriales cubana, sobre todo aprovechando el sistema territorial montado en cada provincia del país, debieran hacer una reflexión de estos asuntos en favor de una población necesitada de contar con estos libros, que serán bien acogidos por el público.

Esta entrada fue publicada en béisbol, deporte, libro y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s