CLAVES PARA UN ENIGMA NO RESUELTO


El 27 de diciembre de 1874 se efectuó un desafío de béisbol en el histórico terreno del Palmar del Junco en la provincia de Matanzas, entre un club local de esa región y el Habana BBC de la capital cubana, según las crónicas recogidas por los periódicos de entonces, por lo cual es marcado como la fecha fundacional de la pelota en la Isla.

Durante estos 138 años se ha mantenido ese criterio, sin embargo, en los últimos tiempos y a la luz de investigaciones actualizada tal aseveración ha sufrido algunos cambios a partir de que, para que existiese ese desafío inicial debió primero haber jugadores que introdujeran el deporte en el país, algo que se presume hicieran en la década de los años ´60 del siglo XIX los hermanos Nemesio y Ernesto Guilló, quienes regresaron a Cuba procedente de los Estados Unidos donde estudiaron por varios años y practicaron el béisbol .

En la propia prensa matancera del periodo anterior a la Guerra de Independencia aparecen referencias de esos hechos, además en el propio Palmar, se había celebrado un encuentro entre jóvenes peloteros habaneros contra un club conformado por integrantes de un buque norteamericano, según relata el periódico “Aurora del Yumurí” en la edición correspondiente al 2 de septiembre de 1867.

Por otra parte la lógica nos hace suponer que si en Matanzas ya en esa época había jugadores, era por que la práctica de este deporte tenía presencia activa, lo cual permitía la confrontación entre equipos locales.

En esos detalles surge a la luz también la celebración el 29 de diciembre de 1878 del I Campeonato de la Liga Profesional Cubana, con la participación de 3 equipos, y que ha sido preterido con el paso de los años, siendo en realidad el primer certamen con carácter oficial realizado en la Mayor de las Antillas

A nuestro juicio un detalle que incluso supera estos hecho y que le brinda un relieve particular, es que el béisbol se desarrollaba al mismo tiempo que comenzaba el acrisolamiento de la nación cubana, cuando los luchadores independentista preparaban las condiciones para comenzar la guerra contra España, la pelota en su versión más actual formaría parte de la cubanidad, que contribuyó desde el imaginario popular a contradecir las huellas coloniales.

Hasta el momento en el debate historiográfico queda claro un aspecto, y es que el terreno matancero del Palmar del Junco es el santuario de la pelota cubana, que con toda justicia fue declarado Monumento Nacional y por ende patrimonio del país, el cual debiera ser con toda justicia la sede del Salón de la Fama donde se reconozcan a los hombres que han inmortalizado ese deporte en la Isla.

Esa es una deuda pendiente que no admite más demora, a la vez un acto de justicia con aquellos pioneros que con su esfuerzo contribuyeron a forjar un bastión inexpugnable de cubana.

Esta entrada fue publicada en béisbol, deporte y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s