UNA CIUDAD DE IGLESIAS LLAMADA CAMAGUEY


El 10 de diciembre de 1912 la bula papal “Quae catholicae religioni” firmada por su santidad Pío X dio la categoría de Diócesis a la iglesia católica de Camagüey, cuya extensión abarcaba hasta la parroquia del poblado de Elia, actual territorio de las provincias Las Tunas.

En 1818 los principeños solicitaron a la Santa Sede tal designación atendiendo a los signos de prosperidad económica, política y social que entonces disfrutaba la incipiente urbe y de la influencia que tenía la iglesia en aquel ámbito.

La Catedral de la ciudad de Camagüey.

Los templos religiosos se convirtieron en el centro de los núcleos poblacionales donde se agrupaban los vecinos y en un referente patrimonial de la cual surgieron muchas de las leyendas y tradiciones camagüeyanas, como el aura blanca del Padre Valencia, fraile de la orden de San Francisco que proveyó a la villa de centros de salud en momentos de epidemias; Fray José Olallo Valdés, hermano de la orden de San Juan de Dios, quien es además el segundo cubano en la historia reconocido como Beato, el primero fue el padre Félix Varela”, por su extraordinaria obra caritativa en favor de los enfermos, y el Padre Gonfaus, párroco comprometido con la causa independentista.

Entre los múltiples apelativos dados a la otrora Villa de Santa María del Puerto del Príncipe, está el de “Ciudad de las Iglesias”, la cual es acompañada también como “Ciudad de los Tinajones”, o “Ciudad de los Poetas”, por la gran profusión de unos y otros en este lugar.

Las “iglesias torrenciales”, en medio de un entramado urbano complejo lleno de estreches que le dieron un sentido de identidad, a la ver que son verdaderas joyas de la arquitectura colonial entre ellas se encuentran la Catedral Metropolitana, Nuestra Señora de La Soledad, Nuestra Señora de La Merced, Santa Ana, La Caridad, El Cristo del Buen Viaje, San Juan de Dios, Nuestra Señora de El Carmen, a las que se unen otras de formas más contemporáneas y de diferente estructura como el Sagrado Corazón de Jesús y San José.

Además cuenta con el Seminario San Agustín, una modesta, pero importante institución de la Arquidiócesis, pues llí se forman en los primeros años los futuros sacerdotes de Camaguey, bajo el rectorado de Monseñor José Sarduy Marrero.

Santo Sepulcro.

Esta Diócesis de Camagüey dispone de una de las reliquias más importante del país el Santo Sepulcro, obra de fina orfebrería confeccionada en plata, fueron utilizado más de 25 000 pesos en ese tipo de moneda de metal, por el artífice mexicano Juan Benítez Alfonso, y desde 1762, cada Viernes Santo, es sacado en la procesión del Santo Entierro, el motivo de su surgimiento forma parte de las leyendas y tradiciones del territorio.

En este siglo de historia eclesial un momento especial fue la misa ofrecida por el Santo Padre Juan Pablo II en la Plaza de la Revolución “Mayor General Ignacio Agramonte y Loynaz”, hecho ocurrido el 23 de enero de 1998, durante la primera visita que un Papa realizaba a Cuba la cual fue dedicada en especial a los jóvenes. En diciembre de ese propio año la Diócesis fue convertida en Arquidiócesis, y como tal atiende las provincias de Ciego de Ávila, Villa Clara y Cienfuegos.

Monseñor Juan de la Caridad García Rodríguez, Arzobispo de Camagüey.

Monseñor Juan de la Caridad García Rodríguez, Arzobispo de Camagüey, en la homilía por el Centenario de la celebración agradeció a todas aquellas personas buenas que a lo largo del tiempo han colaborado con la iglesia, y también por la presencia de los padres Valencia y Amaro, por los diáconos, los hermanos y las monjas; por las comunidades y aquellas familias que han brindado sus casas para que sirvan de casas misión.

En la celebración del centenario de la Diócesis en el territorio quedó inaugurada la expo “La ciudad de las iglesias” en el Museo Arquidiocesano “Monseñor Adolfo Rodríguez”.

La misma incluye obras de prestigiosos artistas de la plástica, así como jóvenes valores que, sin haber creado las piezas para la ocasión, hilaron un discurso centrado en el prominente papel que tiene las iglesias en Camagüey como núcleo desde donde se conformaron plazas y edificaciones durante los años coloniales.

Exposición de artistas camagüeyanos.

Una veintena de destacados artistas de la plástica de esta “suave comarca de pastores y sombreros” como la llamó el poeta entre los que se incluyeron Rodrick Dixon, Miguel Vizoso, Annette Pichs, Ileana Sánchez, Joel Jover y Eduardo Rosales, ofrecieron una muestra de su visión creadora a través de la utilización de variadas técnicas acrílico sobre lienzo, fotografía digital, collografía, el acrílico tempera/cartulina, el papel manufacturado y la cerámica. Ellas en su conjunto integran un variado discurso polifónico de voces.

Próxima a cumplir medio milenio de existencia, (2 de febrero de 2014), la Villa de Santa María del Puerto del Príncipe, hoy Camagüey, tiene en su repertorio eclesiástico otro elemento distintivo que fundamenta en una parte de su centro histórico urbano la condición de Patrimonio cultural de la Humanidad, categoría conferida por la Organización de la Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

 

Esta entrada fue publicada en historia, sociedad y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a UNA CIUDAD DE IGLESIAS LLAMADA CAMAGUEY

  1. Artículo muy interesante y de mucho valor. Muchas gracias por su trabajo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s