ROMNEY AL DESNUDO Y SIN CARETA


Cada cuatro años la campaña electoral en los Estados Unidos se convierte en un espectáculo propio de ferias, especialmente con dos candidatos, uno republicano y otro demócrata, “prodigio de la democracia made in USA” que pujan por recolectar cada vez más dinero para aspirar al trono presidencial del Imperio.

Esos señores que suelen tener en sus arcas privadas cifras de más de siete dígitos, no se arriesgan a poner capital de sus bolsillos en la lidia por liderazgo de la nación, si no que tratan de convencer a los contribuyentes de supuestas buenas intenciones, o buscan el apoyo de los poderosos con la promesa de que defenderán contra viento y marea la bonanza económica de las transnacionales y los monopolios.

En esa singular batalla están en pugna el actual inquilino de la Casa Blanca Barack Obama, quien recibió la dadiva del Premio Nóbel de la Paz, ¿de los sepulcros?, porque en vez de cumplir con el deseo del pueblo estadounidense de terminar los conflictos bélicos en los que está envuelto su país, añadió en estos últimos cuatro años más leña al fuego de las guerras, y su rival el republicano Mitt Romney.

En ese duelo ambos candidatos suelen usar todo tipo de sutilezas y cuanto trapo sucio encuentren a su disposición los numerosos equipos de campaña con un incontable grupo de asesores, que también entre elección y elección van sumando más dinero a sus bolsillos.

Mitt Romney

En uno de esos encuentros para ganar adeptos Romney a puerta cerrada con sus acólitos pronunció algunas palabras captadas por cámaras de televisión indiscretas situadas convenientemente por personas que están a la casa de los escándalos públicos y que lo han colocado en apuros a solo semanas de las elecciones.

En la cena privada que sostuvo el republicano con importantes donantes en mayo pasado en Boca Ratón, (Florida), y difundida en el sitio web de la revista “Mother Jones”, Romney comentó desenfadadamente que un 47 % de los estadounidenses votarán en noviembre por Obama y dijo: «Mi trabajo no es preocuparme por esas personas. Nunca los convenceré de que deberían asumir su responsabilidad y preocuparse de sus vidas», y señaló que esas personas creen que el gobierno «debe ocuparse de ellos, que tienen derecho a tener cobertura sanitaria, alimentación, techo, todo aquello que ustedes quieran».

Pero eso no fue todo en otro instante en torno de broma xenofoba destacó que tendría más posibilidades de ganar las elecciones «si hubiese nacido de padres mexicanos… Si el bloque de votos hispanos se compromete tanto con los demócratas como los afroamericanos han hecho en el pasado, estamos en un problema como partido y creo que como nación»,

Y para rematar su brutal imprudencia, o su incapacidad política, el ex gobernante de Estados de Massachussets afirmó que a los palestinos «no les interesa» la paz con Israel, porque están «…comprometidos con la destrucción y eliminación» de ese país, y que el fin del conflicto es «casi impensable».

Barack Obama

Como es lógico se armó el revuelo entre Demócratas y Republicanos por lo que Romney no tuvo más remedio que decirle a la prensa que sus ideas «no fueron expuestas de manera muy elegante» porque estaba «hablando de manera coloquial», más no se retracto de lo dicho.

Este señor que aspira a ser presidente de la nación también ha invocado al liderazgo universal de los Estados Unidos, como si el resto de los países tuvieran que acatar calladamente los dictámenes del Imperio

Las declaraciones, que Romney pensó decía para un grupo de sus seguidores, se han convertido en un polvorín encendido a pocas menos de 60 días para que los votantes acudan a las urnas y den su aprobación a uno u otro partido en el complicado sistema electoral estadounidense, hecho como un traje a la medida para que republicanos y demócratas se perpetúen en el poder político.

Hasta sus propio partidarios han manifestado su enfado con el descocamiento del candidato, uno de ello Paul Ryan postulado para vicepresidente quien acerca del discursito de marras expresó “… obviamente inarticulado a la hora de hacer ese comentario“.

El conservador diario The Wall Street Journal, defensor apasionado de Romney publico: “Seguramente, un hombre tan inteligente como el exconsejero delegado de “Bain Capital” puede dar un discurso sobre impuestos y dependencia del gobierno mucho mejor que el que pronunció en ese acto de recaudación de fondos. Y si no puede, perderá, y se lo habrá merecido” mientras que Bill Kristol, fundador de la igualmente conservadora revista “The Weekly Standard”, criticó el discurso de Romney por “arrogante y estúpido”.

Algunas personalidades del Partido Republicano también calificado la campaña electoral de incompetente, otros la han descrito como que está en problemas por los errores estratégicos cometidos, en tanto el viaje que realizó al extranjero en julio pasado, incluida la visita a Londres y sus críticas a la organización de los Juegos Olímpicos que desataron polémicas en el Reino Unido y sus palabras insensatas de entonces también constituyó un desastre que pone en peligro su futuro político.

A solo seis semanas de las elecciones presidenciales en los Estados Unidos, Mitt Romney, decidió por su riesgo y cuenta hacerle un regalo a su adversario Barack Obama, más no piensen que esto traerá más bienes y fracasos, porque en definitiva no hay nada más parecido a un republicano que un demócrata.

Esta entrada fue publicada en política y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s