Glorias del deporte camagüeyano: Rafael Fortún Chacón


Rafael Fortún Chacón nació el 5 de agosto de 1919, durante muchos años vivió en la casa marcada con el # 73 de la calle entonces conocida como Estrada Palma y que hoy lleva el nombre de Ignacio Agramonte en la ciudad de Camagüey. De extracción humilde realizó todos los esfuerzos posibles para superarse, por ello mientras trabajaba como tipógrafo en una imprenta, estudiaba en el Instituto de Segunda Enseñanza.

En esa etapa como estudiante es donde comienza a exhibir sus aptitudes atléticas en la práctica del béisbol, donde despliega una velocidad en el corrido de las bases y en el desplazamiento a la defensa que llamó la atención a los entrenadores en especial a Gustavo Tomeu Riveron, conocido profesor de Educación Física y periodista que lo embulla para que participe en competencias de campo y pista.

La primera aparición internacional la realizó Fortún en unos Juegos Inter Antillas celebrados en Puerto Rico en 1944, donde alcanzó medallas de bronce en los 200 metros planos y el salto de altura.

En 1946 el destacado corredor camagüeyano participó en los Juegos Centroamericanos y del Caribe que se disputaron en Barranquilla, Colombia, donde obtuvo las preseas doradas en los 100 y 200 metros lisos y la de plata en el relevo 4×100. En la lid regional celebrada en la ciudad de Guatemala en 1950, igualmente repite su actuación.

En la trayectoria deportiva de Fortún sobresale con igual mérito el triunfo alcanzado en la carrera de 100 metros planos en los I Juegos Panamericanos que tuvieron lugar en Buenos Aires, Argentina, donde derrotó a los principales favoritos Arthur Bragg (EE. UU) y Herbert Mc Kinley, (Jamaica).

Precisamente tras su brillante triunfo continental regresa a Cuba, y aquí es despedido de su puesto laboral como trabajador de la construcción; a las autoridades gubernamentales no les interesaba en nada aquel éxito.

Su retiro como atleta activo se produce en 1957, luego de caer derrotado en par de oportunidades ante Enrique Figuerola, quien con los años sería una de las grandes estrellas del atletismo cubano y mundial.

Siempre mantuvo un amor infinito por su tierra, y aún cuando en otros lugares del planeta le ofrecieron mejores condiciones, su respuesta fue la misma: “… yo no compito contra Cuba…”.

Tras 1959 se dedicó a enseñar lo aprendido y contribuyó a las victorias de los deportistas cubanos quienes vieron en él a un ejemplo vivo.

El 22 de junio de 1982 dejó de existir Rafael Fortún en su ciudad natal, un excelso atleta, hombre honrado y solidario, reconocido popularmente en la selección de los 100 mejores deportistas cubanos del Siglo XX; un hijo ilustre del Camagüey.

Esta entrada fue publicada en atletismo, deporte y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s