EN EL DEPORTE VERGUENZA VS DINERO


Una vez más la maquinaria para el robo de talentos deportivos contra Cuba fue puesta al descubierto cuando la fiscalía de la República Dominicana pidió medidas de coerción a varias personas acusadas de formar parte de una red de tráfico y trata de peloteros cubanos hacia esa nación caribeña.

Considerados como la “organización criminal” la encabezaban Edgar Mercedes y Pedro Delgado, quienes financiaban los viajes con la utilización de terceras personas encargados de ejecutar las operaciones en lanchas, que de forma clandestina y violando las leyes de Cuba se dedicaban a sacar a los atletas bajo las promesas de contratos millonarios en las Grandes Ligas.

El hecho es parte de una vieja política del gobierno de los Estados Unidos en sus constantes deseos de derribar a la Revolución que el Primero de Enero de 1959 llegó para realizar los más trascendentales cambios del país en su historia, en los cuales el deporte era un objetivo como derecho de bienestar de la población.

La hostilidad contra la Mayor de las Antillas permite que la infame Ley de Ajuste Cubano, engendrada por la administración norteamericana, promueva la emigración ilegal para desestabilizar al gobierno revolucionario.

A pesar de las constantes críticas que realizan los acérrimos detractores de la Isla, lo cierto es que los deportistas que desertan llegán allí con una preparación física, técnica y académica incomparablemente superior a los atletas del resto de las naciones del llamado Tercer Mundo, países pobre en su conjunto, por lo que resultan apetecibles para los deseos de los mercaderes del deporte.

Entre los promotores de ese “juego sucio” está la mafia cubano- americana basificada en Miami que con cantos de sirena aprovechan cualquier brecha para incentivar con dinero a los débiles que se dejan seducir con ofertas millonarias que salvo en contadas ocasiones son solo eso música para dormir a personas inocentes.

Uno de esos casos recientes fue el de Sergio “Cilindro” Ramos Suárez, un abogado de origen cubano, con un oscuro pasado que lo vincula directamente a las acciones terroristas contra la Isla, quien fue el eje promotor de las deserciones de cinco jugadores de la selección de baloncesto que viajó recientemente a Puerto Rico.

Esta persona, no es dudar que actúe bajo las orientaciones de los grupos de poder que tratan por todos los medios de desestabilizar a la Revolución y difamar de los avances alcanzados por Cuba en los últimos 50 años.

Desde de los primeros tiempos de la Revolución Cubana, en la que la Isla prohibió todo tipo de actividad mercantilista en el deporte, la compra de atletas y entrenadores se convirtió en un instrumento de la contrarrevolución y en la misma medida que el país inició su ascenso a los primeros planos se incrementaron por igual los mecanismos para ello.

Quienes duden de la veracidad de estas palabras digamos que la organización de las Grandes Ligas de Béisbol pondrá a vigor el próximo dos de julio una regulación económica en la contratación de los llamados agentes libres en el mercado internacional, pero se ajusta una cláusula, según publicó el Nuevo Herald en la que  en el caso de los  que procedan de la Mayor de las Antillas tendrán dos años de gracia antes de entrar por completo en el convenio laboral en  aquellos casos de mayores de 23 años y con al menos tres de experiencia en Series Nacionales. Mientras que a partir del 2015, sólo podrán ser agentes libres a plena capacidad los que tengan cinco años en los torneos cubanos.

Con estas revelaciones ¿existirá alguna duda del carácter ingerencista e hipócrita de la política yanqui contra el deporte cubano?

Ante estos hechos el patriotismo de nuestros hombres y mujeres crece inspirados en el viril ejemplo ofrecido por miles de atletas y en aquel inolvidable gesto del gran campeón Teófilo Stevenson que prefirió el cariño eterno de millones de compatriotas a todo el dinero que le ofrecieron.

Esta entrada fue publicada en deporte, política, sociedad y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s