BIENAL DE ARTE CONTEMPORANEO


Contribuir al diálogo interactivo entre el público, creadores y especialistas es uno de los principales objetivos que persiguela BienaldeLa Habana, que desde el año 1984 convoca a artistas cubanos y extranjeros en un espacio alejado de los circuitos élite internacionales donde el acento fundamental es el arte contemporáneo latinoamericano y caribeño.

A cargo del Centro de Arte Contemporáneo “Wilfredo Lam”, institución que organiza el evento, la Bienal se caracteriza por extrapolar las muestras a lugares fuera de los museos y salones expositivos  en los cuales los discursos creativos se mezclan con las perspectivas del ciudadano común y el especializado.

Diversidad en las  modalidades estéticas, están presentes en el certamen en un amplio abanico de posibilidades que abarca las técnicas más tradicionales de las artes plásticas,  pinturas y  esculturas junto los más variados medios de las nuevas tecnologías, como son fotos, películas y performances.

También se vinculan en estrecha armonías otras formas del espectro cultural como son el  Arte culinario donde chef de distintas partes del mundo enseñan el rico acervo de sus respectivos naciones..

Estética y lenguajes diversos se escucharon también  en los debates teóricos de un arte de vanguardia, con un discurso contemporáneo donde como señaló Rubén del Valle, presidente del Consejo Nacional de Artes Plásticas en Cuba, al contrario de los que sucede en Europa o Estados Unidos los no  “iniciados o expertos, son sino simplemente personas instruidas, que han perdido el miedo a los museos, a las galerías, pues saben que la bienal es, ante todo, patrimonio de la sociedad”.

Hasta la capital cubana viajaron un grupo creadores camagüeyanos entre los que se encontraban Ileana Sánchez, Joel Jover y Jorge Luis Santana, quienes tienen obras expuestas en diversas áreas del evento.

Junto a ellos estuvo la propuesta “Bueno, bonito y barato”; conocida como  Sopa 3-B, otros artistas agramontinos como Juan Gutiérrez, Rodrick Dixon, Asniel Herrera, Eduardo Rosales, Annielsis Pérez y los hermanos Leonardo y Pablo Rodríguez llevaron un surtido “menú” contentivos en pinturas, dibujos, grabados, colografías, serigrafías, fotos e instalaciones de pequeño formato, con una amplia diversidad temática como parte de las experiencias dejadas por el XXVII Salón Provincial de Artes Visuales Fidelio Ponce de León, de Camagüey celebrado en septiembre pasado.

En sus equipajes trasladaron más de 3 400 obras originales de las artes visuales las cuales fueron comercializadas en la galería Wifredo Lam, de la Avenidaa un precio máximo de 25 pesos en un proyecto colateral y único de su tipo enla XI Bienal de La Habana, además de  interactuar con el público, en un singular encuentro sin intermediarios.

 

Esta entrada fue publicada en artes plásticas, cultura y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s