VIVA Y EN JUEGO… SE REANUDAN LOS TOPES (X)


Aún flota sobre el ambiente la buena nueva de la reanudación de los topes bilaterales de béisbol entre los equipos de Cuba y Estados Unidos, en el interés de ambas federaciones de estabilizar el intercambio en una disciplina que es el deporte nacional para los dos países.

La noticia se regó como pólvora e impacto tanto en la Isla, como en otras partes del globo terráqueo porque el enfrentamiento entre selecciones de países que con potencias universales abre expectativas  más allá de fronteras.

Antonio Castro, vicepresidente de la Asociación Internacional de Béisbol, consideró de “…de día feliz para el béisbol, y para todos los que aman este juego…”, la firma de la carta de intención, documento rubricado por el señor Paul Seller a nombre de la delegación estadounidense e Higinio Vélez, por Cuba.

Por su parte el representante norteño se mostró complacido por las atenciones recibidas en la Mayor de las Antillas y declaró: …estar viviendo un momento histórico…,

Este suceso permitirá que el equipo caribeño tenga un escalón positivo dentro de la preparación  con vistas al III Clásico Mundial, a la vez  las dos federaciones ponen un granito de arena en dirección de alcanzar una mayor popularidad para la pelota en el animo de su retorno al calendario olímpico.

Dr. Antonio Castro

Ahora, como bien señalará el propio Antonio Castro lo principal ara la pelota cubana es efectuar una mirada profunda hacia adentro  para detectar aquellos problemas  que hoy los afectan como son el poco desarrollo que se alcanza desde edades escolares en cuanto al dominio técnico – táctico, allí donde la arcilla fresca en que se forman los campeones, puede ser moldeada con mayor calidad y luego estos elementos no tengan que ser abordados en las categorías de mayores.

En cuanto a la Serie Nacional debe apostarse por la erradicación de una estructura competitiva cada día más inoperante, y tomar las decisiones  apropiadas desde todos los ángulos posibles que satisfagan entre otras cosas, la continuidad del desarrollo deportivo,  los deseos de la afición de disfrutar un buen espectáculo y sobre todo las cosas mantener todos los rasgos de autenticidad que la pelota como factor de identidad y cubanía posee.

También en ese enfoque generalizador no debe obviarse el fenómeno de las deserciones de peloteros que emigran en busca del supuesto “sueño americano”, una mentira de corte neocolonialista disfrazada con ropaje de liberalismo barato, oportunismo que en el caso cubano está asociado al diferendo entre la Isla y los Estados Unidos existente desde que la poderosa nación del norte en su perenne afán anexionista y hegemónico  consideró útil aplicar la Doctrina Monroe, conocida igualmente como la fruta madura.

Las acciones con el Imperio yanqui estimula la salida de los atletas de la Mayor de las Antillas en especial los peloteros en una dirección ligada a la Ley de Ajuste Cubano, recurso discriminatorio y criminal  que desde hace más de 50 años  aplican contra el país caribeño, de otra forma como explicar que los propios peloteros norteamericanos y de otros países  del área  en modo alguno reciben el mismo trato preferencial que tienen los que salen en yate como parte del contrabando de seres humano o abandonan las delegaciones que viajan a otras naciones.

Un ejemplo llama la atención acerca de esto. ¿Acaso Yoenis Céspedes, recientemente contratado por los Atléticos de Oakland  es una megaestrella que merezca la cifra de 36 millones de dólares, con la cual firmó con ese club?, o será un nuevo “guiño” para motivar más deserciones?.

En reciente artículo publicado por el periodista  residente en Miami Edmundo García, “Peloteros cubanos: La mentira de jugar en Grandes Liga”, revela un dato importante cuando plantea el porque un jugador residente en la Isla no puede desempeñarse en la Gran Carpa  por que la Oficina de Control de Activos Extranjeros (Office of Foreing Assets Control) perteneciente al Departamento del Tesoro de los Estados Unidos no permite a un deportista cobrar un solo centavo, si antes este no abandona el país, (preferentemente por vías ilegales y se pronuncie en contra de la Revolución y se señala que es un perseguido político estaría en la apoteosis del  deseo imperial.

Recordemos esto mejor con lo sucedido al desaparecido Gran Maestro Guillermo García cuando en 1988 intervino en el “Open de Nueva York”, torneo donde ocupó el segundo lugar, además de un premio de 10 000 dólares, los cuales jamás pudo cobrar debido a  la disposición antes mencionada.

Esa es una parte de la batalla de ideas que en el campo extradeportivo debe librar el béisbol en Cuba, donde la formación de valores como el  patriotismo, la dignidad y la lealtad a los principios debe desempeñar un papel importante, en tanto es necesario ajustar los mecanismos de atención atemperados a la época actual de comercialización y profesionalismo exacerbado.

Esta entrada fue publicada en béisbol, deporte y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s