NAZARIO, LAS MANOS QUE ENGENDRAN MARAVILLAS


Es imposible hablar de arte en Camagüey sin dejar de mencionar a Nazario Salazar Martínez, alguien muy apegado a todo el acontecer de la cultura principeña, ya sea como pintor, ceramista, diseñador, escenográfo, y muchas otras facetas pocas conocidas en la vida y obra de este singular hombre de la cultura.

Más de medio siglo de búsquedas conceptuales y formales, talento, y esfuerzo, dan sostén a una trayectoria artística viva y en continuo en movimiento como lo prueba el premio Feria Internacional de Artesanía, FIART 2011, a finales de diciembre pasado por un conjunto de 10 jarrones decorativos de cerámica. Precisamente al barro, ese ancestral material utilitario, Nazario junto a Oscar Rodríguez Lasseria, lo elevó a la categoría de arte al crear las bases de la Nueva Cerámica Camagüeyana allá por los años 70 del pasado siglo XX, lo cual le permitió producir piezas alfareras que responden a una tradición agramontina y donde asume el efecto de tejido, como imagen casi escultórica, para dejarnos ver el espacio interior.

Esas relaciones multidisciplinarías, donde no falta la docencia nos llevaron a conversar con el maestro acerca de su presencia como figura principal en una reciente publicación agramontina.

¿Quisiera que nos hable acerca de su presencia en la más reciente edición de la Revista Senderos de la Oficina del Historiador de la Ciudad de Camagüey?

-El motivo de que la obra mía este reflejada en la Revista senderos es por haber recibido el Premio “Fidelio Ponce de León” que otorga el Consejo Provincial de las Artes Plásticas a la obra de la vida y de una exposición que al respecto se hizo, razón por la cual, que siempre que esto sucede es dedicado el número siguiente a quien haya obtenido la distinción. Para mí es un honor salir en esta publicación tan linda, tan bella, sobre todo en esta oportunidad por que el diseño es bueno y muy bien impreso.

El doctor Eduardo Albert Santos tuvo a su cargo escribir el interesante artículo el cual se convirtió en un hermoso elogió a su obra, ¿qué significaron esas palabras para usted?.

-Albert Santos es un individuo con una sapiencia tremenda, me hace muchos halagos, aunque no soy muy dados a ellos, pero, en este caso él hace una disensión de mi obra y realmente se lo agradezco, como también a la Oficina del Historiador de la Ciudad de Camagüey por esta deferencia, para mi es un acicate para seguir haciendo mejores cosas en el futuro hasta que pueda.

La edad biológica para un verdadero artista, son estadios en el tiempo, siempre y cuando su quehacer y su corazón estén llenos de juventud, ¿qué haces para mantenerse tan activo e insertado en cuanto proyecto cultural sucede aquí en la ciudad de los Tinajones.

-Eso es una especie de enfermedad, la presencia mía en tanta cosas es porque soy amante de lo bien hecho y me gusta poder discernir entre que es malo y lo que es bueno, sí uno no va a todos los lugares, y ves lo que los colegas son capaces de hacer para precisamente disfrutemos o no, entonces como discernir, decir esto es así o de otra forma, también hacer sugerencias, que es lo que acostumbró a realizar, no me gusta criticar por criticar, eso es algo bajo, me gusta verlo todo, descifrar los misterios de la creación ajena, sus códigos personalísimos y entonces decir mi opinión que a veces ayuda a todo aquel que se esfuerza por algo que este bien hecho.

¿Qué nuevas sorpresas nos tiene guardada?

-Yo casi nunca digo lo que pienso hacer, no por superstición, sino porque me parece que hasta que uno no tiene bien pensadas las cosas, hasta que uno no está seguro de que aquello va acontecer  decir algo que a lo mejor en el momento especifico no puede llevarlo a cabo, entonces atenta contra la calidad de lo imaginado.

-Siempre tengo proyectos, en este momento sigo atendiendo “el barro de mi barrio”, estoy enfrascado en el Colibrí de arte miniaturista, ahora vamos ir a Guáimaro donde no solo llevaremos piezas de esta categoría, no quizás llevando muchas piezas de este  tipo, sino también obras en pequeño y mediano formato de los propios integrantes del grupo que son capaces de hacer estos trabajos.

¿Infiero por sus palabras qué siempre los camagüeyanos vamos a tener la suerte de agradecerle en cuanto a los proyectos artísticos?.

-No sé si sea capaz de llegar a que ustedes puedan agradecerme todo lo que hago, pero  es mí fin y forma de pensar. Ojala que pueda lograr por el tiempo que sea, no importa, si es ahora, mañana o pasado, el asunto es que cuando ya no este físicamente se me recuerde de alguna manera.

Recientemente aseguró que su gran  proyecto era seguir laborando, investigando y aprendiendo nunca cerrarme mentalmente a los cambios, a lo nuevo.

Así es Nazario, quien aquí en Camagüey, no necesita más presentación que ese nombre para saber que estamos hablando de alguien muy especial y querido por todos sus coterráneos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en cultura, plástica y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s