LA HISTORIA Y LA CULTURA ESCUDO DE LA NACIÓN


Las próximas horas y días, servirán para rememorar y enaltecer trascendentales  hechos históricos y culturales de la Patria y en particular del Camagüey, ciudad camino a su medio milenio de existencia.

Este 24 de febrero junto al aniversario 117 del reinicio de la guerra  necesaria por la independencia liderada por José Martí, Máximo Gómez, y Antonio Maceo, se conmemorará el centenario de la apertura pública de la estatua ecuestre dedicada a la memoria y las hazañas del Mayor General Ignacio Agramonte y Loynaz.

Precisamente el Parque Agramonte, situado en la parte centro histórico urbano declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad, antigua Plaza de Armas de la Villa de Santa María del Puerto del Príncipe, donde en 1826 fue ahorcado el primer mártir de la revolución Francisco Agüero y Velazco, el mismo sitio donde fueron plantadas cuatro palmas  desde el silencio para reverenciar a los patriotas alzados por la libertad de Cuba en 1851, y que hoy sirven de escolta al más universal y querido de los camagüeyanos, El Mayor, son parte del bastión inexpugnable de este pueblo.

Junto al recuerdo y las honras hacia aquellos que marcaron el camino de la libertad, estará la reafirmación de los valores que conforman el escudo moral y espiritual de la nación.

También no lejana a la vista está la llegada y celebración de la Feria Internacional del Libro, acontecimiento cultural de incalculable sentido estético para los millones de cubanos y cubanas, lo mismo de Maisí, que de San Antonio.

La cultura, a través de las manifestaciones artísticas, no es por si sola una generadora de grandes ingresos financieros, quizás no sea la locomotora que impulse el desarrolló de la economía del país, sin embargo, es un elemento imprescindible en el alma del pueblo.

El compañero Fidel Castro Ruz ya  dejó claro que una Revolución solo puede ser hija de la cultura y de las ideas, que educa en los principios que sintetizan el patriotismo, el sentimiento independentista, la soberanía, la autodeterminación, la identidad nacional y el amor por las mejores tradiciones populares.

Honrando con dignidad estos momentos medulares, estaremos contribuyendo desde la historia y la cultura a salvar la Patria.

Esta entrada fue publicada en cultura, historia y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s