HISTORIA DE UNA BATALLA CONTRA LA IGNORANCIA


Hace 50 años el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en la Plaza de la Revolución “José Martí” de La Habana, declaró a Cuba Territorio Libre de Analfabetismo.

Aquel 22 de diciembre de 1961 era consumado uno de los más hermosos sueños del pueblo cubano, el que cada uno de sus hijos e hijas, supiera leer, escribir y realizar las más elementales operaciones matemáticas, donde más de 700 000 compatriotas salieron las nieblas de la incultura.

La batalla contra el analfabetismo es uno de los sucesos más trascendentales de la historia Patria, campaña desarrollada en medio de complejas y agudas situaciones económicas y políticas.

Apenas había transcurrido un año desde el triunfo de la Revolución cuando ya maestros voluntarios daban pasos incipientes para desarrollar la educación a los lugares más recónditos de la Isla, en medio del inicio de las agresiones del Imperio y la contrarrevolución interna empeñada en perpetuar el oprobio en que los regimenes pasados habían llenado al país.

Precisamente a manos de bandidos armados por el gobierno de los Estados Unidos se produce el asesinato del maestro Conrado Benítez, una vía para intimidar al pueblo.

Brigada "Los Coquitos" en Camagüey precursora de la campaña

Sin embargo, la respuesta no pudo ser más hermosa y luminosa 100 000 jóvenes brigadistas constituidos en brigadas de alfabetizadores, 5 000 brigadistas Patria o Muerte; 35 000 maestros voluntarios, para un total de 271 000 educadores; lo que, unido a los cuadros dirigentes, los cuadros políticos y los trabajadores administrativos llegaron a la impresionante cifra de más de 300 000 participantes en la Campaña.  asumieron el reto de llevar el pan de la enseñanza a sus hermanos y recorrieron llanos y montañas en su noble afán sin importar la crueldad de los enemigos de la Patria que asesinaron al niño brigadista Manuel Ascunce Doménech y su alumno el campesino Pedro Lantigua, o las difíciles 66 horas vividas cuando la invasión a Playa Girón, o el asedio de las bandas contrarrevolucionarias, no pocos de ellos quisieron cambiar lápices, cuartillas y manuales por los fusiles.

Fueron días de glorias y formación espartana para toda la población. La campaña de alfabetización ha sido una de las obras más abarcadora asumida por la Revolución Cubana, por que en ella tuvo participación todo el país.

Desde los que impartieron las clases, hasta los que la recibieron, aquellos que fueron apoyos, o la familia que tuvo, un padre, una madre, los hijos, un pariente, o el vecino cercano involucrado en la colosal historia, una de las más hermosas jamás escrita y que a partir de aquel 22 de diciembre hace 50 años atrás sirvió de ejemplo al resto del continente americano y a otros pueblos del Tercer Mundo, a los cuales también Cuba ha llevado su experiencia, cumpliendo con  el Maestro José Martí, después de satisfacer el derecho a ser educado, luego en pago con la humanidad contribuir con la enseñanza de los demás.

En aquel gigantesco acto de pueblo Fidel Castro expresó: “Ningún momento más solemne y emocionante, ningún instante de legítimo orgullo y de gloria, como este en que cuatro siglos y medio de ignorancia han sido derrumbados. Hemos ganado una gran batalla, y hay que llamarlo así -batalla-, porque la victoria contra el analfabetismo en nuestro país se ha logrado mediante una gran batalla, con todas las reglas de una gran batalla. (…) Esa capacidad de crear, ese sacrificio, esa generosidad de unos hacia los otros, esa hermandad que hoy reina en nuestro pueblo. ¡Eso es Socialismo!.

Los alfabetizadores en voz unánime respondieron: ¡Fidel, Fidel,  dinos que otra cosa tenemos que hacer!, y a lo largo de cinco décadas los educadores cubanos no solo se consagraron a esa labor en el país rebasando por etapas las distintas enseñanzas, primaria, nivel medio secundario, bachillerato hasta llegar a la actual consagración del ideario revolucionario de la educación en Cuba que es la universalización, en la cual cada ciudadano del país tiene la posibilidad de acceder a las universidades.

La Campaña de alfabetización en cuba fue reconocida por las Organización de Naciones Unidas para la Ciencia, la Cultura y la Educación, (UNESCO), como una de las mejores por la rapidez y consagración popular y sentó las bases para diseminar ese ejemplo y del actual sistema educativo cubano.

Esta entrada fue publicada en educación, sociedad y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s