Tsunami Beisbolero en la 50


imageCuando la etapa clasificatoria de la QUINCUAGESIMA Serie Nacional de Béisbol  está llegando a su fin, en la nómina de los ocho que pasaran a los cuartos de final faltan algunos nombres equipos ilustres de la pelota cubana.

Por ejemplo en la zona Occidental, Industriales campeón de la pasada temporada y el conjunto con mayor número de títulos en la historia, ahora dirigido por Germán Mesa, encajo una racha adversa de ocho derrotas consecutivas en el tercer tercio de campaña, y es uno de los grandes ausentes.

En la parte Oriental, otro que fue excluido de la fiesta de los play off es Santiago de Cuba, con Antonio Pacheco como timonel de la nave no pudo borrar la diferencia que estuvo marcada desde el inicio de la campaña en que comenzaron navegando en las frías aguas baja del sótano.

A ello se une los pésimos resultados de equipos que hasta hace poco protagonizaban duelos de postemporadas como  son los casos de Las Tunas y la Isla de La Juventud, mientras que Matanzas y Camagüey, no logran encontrar el camino que una vez los llevaron a planos estelares del béisbol nacional y  Holguín que una vez alcanzó  un banderín para su vitrinas tampoco logró clasificas.

Mientras que equipos como Cienfuegos, Ciego de Ávila, Sancti Spíritus, La Habana y Guantánamo ocupan en estos momentos lugares que nunca le correspondieron, mientras que Granma y Villa Clara agonías aparte, continuarán la lucha por la corona.

Valdría preguntarse:

¿Ha crecido tanto el béisbol en esos territorios, y ha descaído tanto en otros?

¿Es tan alto el techo de calidad de la pelota nacional?

¿Está la pelota cubana en su mejor momento?

Escabrosas interrogantes, que requieren cada una un análisis muy particular, y que en este espacio no nos será posible poder responder en toda la dimensión deseada.

Sin embargo, intentemos escudriñar un poco en esa problemática, amén de las deserciones de quienes prefieren el brillo del oro,  a luz del sol,  lo evidente, es que los numeritos de la actual temporada hablan claro del desnivel existente entre unos y otros equipo, y el desbalance entre la ofensiva, defensa y el pitcheo.

El promedio ofensivo general de la Serie 298 de average colectivo de equipo de Santiago de Cubalos 16 equipos está muy por encima de la media habitual, sobre todo a partir de la introducción del bate de madera, los bateadores dan cuenta cada día con más libertad de la mizuno 150, hay dudas ahí están los más de 1 350 jonrones conectados, en tanto el pitcheo trabaja por un altísimo promedio de más de 5, 20 carreras limpias por desafíos y la defensa anda por 973 de efectividad. Estas cifras no se corresponden a medias internacionales de los principales circuitos beisboleros, y lejos de reflejar la verdad los números se convierten en espejismo, pues aún cuando en la pelota cubana hay talento y que los bateadores de la Mayor de las Antillas son capaces de proezas, pensamos que no resulta un buen medidor ya que en los últimos años en el ámbito internacional, los resultados demuestran las insuficiencias de la pelota en el país.

En estos momento nuestro béisbol, no es el de hace algunos años atrás, carece de la solidez competitiva que en su momento le dieron hombres como Miguel Cuevas, Pedro Chávez, Urbano González Manuel Alarcón, Armando Capiro,  Agustín Marquetti, Felipe Sarduy, Braudilio Vinent, Antonio Muñoz, Rogelio García, Luis Giraldo Casanova, Víctor Mesa Omar Linares, el propio Pacheco y Orestes Kindelán por solo mencionar un grupo en apretada síntesis histórica de estas últimas cinco décadas y no remontarnos a un  pasado no menos glorioso entre mucho nombres admirados y querido por la afición.

Sin embargo o peor de todo es que se continua expresando en no poco círculos que todo anda bien, y que no existen problemas, por lo que no se vislumbran acciones que transformen el techo beisbolero cubano.

En los finales de los años 60, sobre todo a raíz de la derrota sufrida en los panamericanos de Winnipeg, Canadá en 1967, y luego en otros certámenes, se desarrollo lo que se denominó la Revolución Técnica en la pelota, se creo un gran colectivo de experimentados entrenadores. Junto a otros jóvenes salidos de las aulas de lo que hoy es la Universidad del Deporte, y bajo las orientaciones precisas de Fidel, se pasó a una etapa donde se asimiló las experiencias de los reveses y se actualizaron conocimientos.

Tal vez ahora no sea la misma medicina para esta enfermedad, pero puede ser una línea a seguir para identificar los problemas con sus correspondientes acciones para erradicarlos. Evaluar con rigor y sin sonrojos los resultados de esta serie, en la que se celebra casi medio siglo de pelota revolucionaria, nos debe llevar a encontrar las claves  necesarias para salir de las dunas y reencontrar la senda de gloria para nuestro béisbol.

Este es algo más que un deporte, pasatiempo, espectáculo, o diversión; es identidad nacional, cubanía, que bajo ningún concepto posible podemos perder su esencia, ajustando su organización y desarrollo a la realidad de los tiempos que vive el país que no escapa a actualizaciones y reordenamientos que desde el punto de vista económico o social acomete Cuba.

Realizar lo que debe hacerse sin temor, porque nuestro pueblo es valiente y sabio, por cada traidor, siempre miles de hijos e hijas listos, para ocupar el lugar que le corresponde.

Esta entrada fue publicada en deporte y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s